Canción de la semana: Stargazer

ronnie-james-dio-morelia20120516

 

16 de mayo de 802.681

Un distraído morlock se topa en su vagabundeo con una extraña maquina oculta en una sombría caverna. Su funcionamiento escapa a su comprensión, pues parece tecnología del pasado, pero de un golpe consigue hacerla funcionar. Unas luces fluorescentes se encienden y unos acordes musicales se desprenden mágicamente del arcaico aparato. Y cuando una potente voz sale a juntarse con la melodía, el morlock no puede sino ponerse a realizar la danza de su clan, añadiendo un nuevo elemento a su baile, una mano levantada haciendo los cuernos.

(Véase “El tiempo en sus manos”. Pelicula de 1960)

16 de mayo de 2014

Uff. Que sueño más raro. Vaya. Esto me hace plantearme dos cuestiones. Una es la tremendísima resistencia y batería de ese extraño aparato reproductor, para que haya logrado sobrevivir a un holocausto nuclear y a las inclemencias de cientos de miles de años y todavía siga reproduciendo.

La otra es si la música de Dio, junto con la de otros elegidos, seguirá despertando pasiones en esas lejanas fechas. La respuesta es sí. Y es que hablar de Ronnie James Dio es hablar de uno de los entes más reconocidos del Metal, tanto por sus dotes líricas como por su voz legendaria, que influyó a cientos de vocalistas posteriores.

Varias bandas legendarias le vieron pasar, y en todas ellas dejó un legado por el que muchos matarían, ahí tenemos a los Elf, una de sus primeras bandas, de donde sacó su mote de “el elfo” (aunque curiosamente era el más alto de la banda), Rainbow, Black Sabbath, por no hablar de su fantástica carrera en solitario. Cuatro tiernos años de su muerte, si es que hacemos caso a Nietzsche y creemos que los dioses pueden morir, y su música sigue con nosotros con la misma fuerza. Así que no hay motivos para no pensar que dentro de cien mil años no seguirá estando.

Vamos con la canción elegida, en la que congregaremos a Dio junto con otro grandes. Para ello nos iremos al grupo Rainbow, y a una de las canciones más épicas jamás escritas, Stargazer, de su álbum Rising del 76, en la que nos deleitaremos con los grandes solos del inmenso guitarrista Ritchie Blackmore y el igualmente magnánimo batería Cozy Powell, en una gran odisea en la que los desgraciados esclavos tendrán que trabajar de sol a sol para ayudar a su despiadado amo a cumplir su ansiado designio de volar para alcanzar las estrellas. Letras fantasiosas de las que tanto gustó Dio a lo largo de su carrera. Así que coged una cerveza, colocad la mano en “modo cuerno” y a disfrutar.

I see a rainbow rising

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s