Orphaned Land – All Is One

orphanedlandallisonecover

Sensaciones. ¿Verdad? Las sensaciones son en general lo que nos mueve a escuchar determinado tipo de música. Dicha música puede resultar demasiado etérea para que la cocorota humana la asimile, tan compleja como la mecánica cuántica, o tan simple como la mecánica de un botijo, ¿qué importa? Al fin y al cabo lo que nos mueve son las sensaciones.

Sensaciones son las que me provocan este grupo oriundo de Israel, que fusionan el folk y el death metal para formar un armonioso resultado, lo que muchos denominan, por esa curiosa idiosincrasia humana de etiquetar todo lo etiquetable, “Oriental Metal”. Buenas sensaciones son las que me provoca, obviamente, si no no perdería el tiempo escribiendo esto. Y sí, habéis oído bien, he dicho Israel, y he dicho death metal. Lo sé, yo también me sorprendí, pero que queréis que os diga, son unos chicos valientes, hacen lo que les gusta, pues ole sus huevos.

Ya en su anterior álbum se había notado un cambio de sonido respecto a sus predecesores hacia un producto con estructuras más progresivas y elaboradas. Pues bien, los Orphaned Land, en su último álbum del 2013, “All Is One”, han dejado a un lado casi por completo las influencias del death, para centrarse más en el sonido folk y la fusión de sonidos de oriente próximo con otros más propios de occidente, conservando por supuesto el mensaje de paz y tolerancia religiosa que llevan propugnando desde sus más primitivos andares.

Quienes escuchen este disco esperando escuchar sus brutalmente melódicas propuestas previas, se llevarán una decepción, pues esto ya no tiene nada de extremo. Aunque esta decepción durará poco dada la calidad de la música que atesora en su interior. Tenemos también un enorme cambio respecto a la complejidad de sus temas, ya que dejan a un lado los embrollos para dar un cariz más directo a las composiciones, queriendo abrirse a un mayor espectro de oyentes, lo cual, teniendo en cuenta el significado de su música, es algo loable.

Esta sencillez, dentro de sus parámetros, ya que en realidad están tremendamente elaborados, podemos notarla más al principio del álbum en temas como “All is One”, con una influencia de esta música de oriente próximo muy presente en los coros y la orquesta (formados por unas 40 personas, vaya tela) y un solo bien metalero; “The Simple Man”, combinando también una melodía oriental con un riffazo que conduce de maravilla la canción y acabando en un estribillo pegadizo como los osos a la miel; la balada “Brother”, con unas líneas simples y emotivas y la orquestación en su punto álgido; o el tema con el ritmo más doom, “Let the Truce Be Known”, con un solo en su línea, o sea, magnífico, y un final que va aumentando en intensidad.

No obstante, otras composiciones conservan el aspecto profundo, introspectivo y pesado característico de discos anteriores. Henos aquí ante la progresiva “Fail”, que comienza con una sobrecogedora narración sobre la corrupción y perversión del mundo, hasta acabar por fin el cantante Kobi Farhi mostrándonos sus profundos guturales junto a un riffazo que le viene como gafas al cegato, cantando con una ira que solo una voz así es capaz puede mostrar. They will send our sons to war to die for a god. That they use as a coin to barter for blood. Monstruoso y sobrecogedor.

Tenemos también en este grupo la potente instrumental “Freedom”, con el mejor riff del álbum, capaz de derribar un muro de diez metros de grosor, combinándose muy bien con partes más acústicas y una melodía muy étnica como “outro”. “Our Own Messiah” posee igualmente una marcada estructura progresiva, comenzando con una bonita melodía de guitarra y combinando partes pesadas con otras más suaves y corísticas, y unos cambios de ritmo que hacen muy llevadero el tema. Mención especial para bajo y batería, que se lucen fantásticamente, sobre todo en ese interludio instrumental que precede al solo… genial.

En el grupito más “folky” encontramos “Shama’im”, con un ritmo poderoso, y “Ya Benaye”, cantadas en hebreo y árabe respectivamente,  que no vienen más que a redondear el buen sabor de boca arrastrado durante todo el disco.

Por último se nos viene una de las mayores obras de arte de este milenio, (nótese la falta de objetividad de esta reseña) y es “Children”. Empieza suavemente a adentrarte en el ambiente, una lamentable elegía sobre el horror que supone la guerra, en especial para los niños. Father, why must we all struggle to survive? Must I grow to be like you? Destaca su bella melodía, en la acústica y la voz de Farhi que despiertan emociones, hasta que llegamos al epicentro acústico, un solo apasionante que se enzarza con la orquestación. Para que mentir, de lo mejor que he oído nunca, en serio, debí quedarme embotado en la silla durante varios minutos, porque al rato me empecé a desentumecer y comprobé que el disco había acabado. Finito. Y vuelta a empezar.

En un país tan conflictivo como es el suyo, es preciso de gente comprometida que busque una hermandad por tantas décadas, y siglos, expuesta al fracaso. Y dentro del plano musical, la clase y elegancia de los Orphaned deslumbra como el oro bruñido al sol. Tal fuerza de voluntad les ha valido, a parte del desprecio de muchos, el aprecio de otros tantos, y cada vez más, que olvidando diferencias culturales, religiosas o políticas, se reúnen en los conciertos del grupo en Turquía, única nación islámica en la que sus actuaciones no están vetadas.

Por desgracia me enteré que hace unos cuantos meses el guitarrista Yossi Sassi decidió saltar del carro, claro que a rey muerto rey puesto… Eso sí, si el que viene ahora es la mitad de grande que el señor Sassi, me daré un buen cantazo en los dientes.

 

Todo es uno, y eso es todo.

Anuncios

2 respuestas a “Orphaned Land – All Is One

  1. Muy buen articulo Sergio, la verdad es que no creo que tarde en pegarle una escucha al disco al completo! Por cierto una cosa que no has resaltado y creo que merece mención es la portada del disco, me parece una manera impecable de canaizar el espiritu de mensaje de tolerancia y unidad de la banda!

    1. Escucha este y el anterior que son canela en rama, sobre todo el anterior te encantará, es mucho más progresivo, con una clase que tira para atrás. Y sí se me paso la portada, pero como tantas veces la he visto ya no se me ocurrió decir nada jeje, pero sí ese mensaje esta en cada rincón del álbum.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s