Canción de la semana: When I’m Sixty-Four

sgt-pepper

Aunque mi lado más duro haga que me incline a favorecer más a los Rolling, sería de cabestros no admitir que los fantastic four de Liverpool fueron y seguirán siendo mejor que el 99% de las bandas de música popular que haya dado este planeta. Es axiomático, colega, si ganas a los escarabajos, será que no eres de este mundo.

Visto que el domingo esta demasiado cerca del lunes, se hace necesario divertirse un poco, así que me he decantado por When I’m Sixty-Four, canción de tronchante concepto (o al menos a mí me lo parece) del Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, el cual ya analizaré en su debido momento. Aunque un pequeño repasito contextualizado a priori no vendría mal.

Lo primero que hay que decir es que The Beatles nunca fueron una banda pop rock al uso, ni muchísimo menos, y eso es lo que hacen notar a la legua en este club de los solitarios, donde la experimentación con diferentes estilos es notable. Y es que por aquellos tiempos tenían mucho tiempo (valga la redundancia) para darle al coco y componer a cascoporro. Unos meses antes, la famosa declaración de Lennon sobre su popularidad les enconó contra los más acérrimos seguidores de “el de arriba”. Y como tratar con fanáticos nunca ha sido buena idea, (como desgraciadamente comprobaría el pobre John años después) decidieron dejarlo por un tiempo hasta que se calmasen los ánimos y centrarse solamente en grabar. Desde luego, y los Monty Python parodiando la vida de Jesucristo, con la de molonas que fueron las aventuras de los Beatles. Aún así se agradece aquel majete Sgt. Rutter’s Only Darts Club Band.

Su nuevo trabajo tras el ligero receso no pudo ser mejor, con la idea de un álbum tocado por una banda ficticia, la Sgt Pepper’s, un club muy exclusivo que se convertiría en uno de los mayores hitos musicales, con motivos de sobra, de la historia. La portada, formada por recortes de distintas fotos de celebrities, lo que hoy sería un corta y pega, hay que decir que es una de las más divertidas e imaginativas que he visto nunca.

Y ahora a lo que vamos, When I’m Sixty Four, una de las pocas canciones que recuerdo haber degustado desde que tengo uso de razón, representa, posiblemente, los profundos temores de sus hacedores, Paul y John, a envejecer y ser olvidados por sus amadas, lo cual podría ser en apariencia triste, de no ser por su alegre tono y el socarrón intercambio de dimes y diretes entre amado y amada, tales como “You’ll be older too” Obvio ¿no? Ella también va a envejecer, así que mejor avisar de antemano. Además, la precisa descripción del idilio que les espera estando juntos tiene tal sentido de la poesía que me imagino que tardaban años en escribir la letra de sus canciones.

Toca deleitarse con esta magnífica canción a ritmo de relajado vaudeville, y rascarnos la cabeza y preguntarnos si a nosotros también nos seguirán necesitando, si nos seguirán alimentando cuando tengamos 64 tacos.

Yours sincerely, wasting away

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s