Emancipator – Seven Seas

sevenseas_art_1600x1600

Hablar de Emancipator son palabras mayores. A principios de año sentí la necesidad de reseñar su fantástico debut, intentando dároslo a conocer y que pudierais disfrutarlo en toda su magnitud. “Soon it Will Be Cold Enough” es un disco que marcó un antes y un después en mi forma de acercarme la electrónica, siendo además uno de los discos que más he escuchado en los últimos años. Douglas Appling, nombre que se esconde detrás del proyecto, demostró con él una gracia increíble para crear composiciones de trip-hop calmadas e hipnóticas, simples en su desarrollo pero no por ello faltas de interés. Y, por encima de todo, un sonido cálido y orgánico que te arropa, protegiéndote del frío que anuncia el disco.

El problema con Emancipator fueron sus dos siguientes discos. No sé si es que perdió la inspiración, o simplemente el pedestal en el que tenía su primer trabajo proyectaba una sombra demasiado alargada, pero ni “Safe in the Steep Cliffs” ni “Dusk to Dawn” se acercaron lo más mínimo a lo que podía llegar a esperar de un disco suyo. Algún tema o momento puntual resultaban interesantes o salvables, pero en general se me hicieron monótonos y algo insulsos.

Hace unos meses publicó en descarga gratuita el CD en directo “Live in Athens”, el cual me sirvió tanto para disfrutar los cortes que tanto me gustaban como para mirar desde otra perspectiva algunos que había dejado de lado. Eso provocó que al ver el anuncio de que en otoño vería la luz su cuarto disco de estudio, en cierto sentido lograra mantener una postura ligeramente optimista. Y por suerte hice bien en crearme ciertas esperanzas.

Seven Seas” representa la consolidación de la evolución que ha venido siguiendo Emancipator con cada lanzamiento en cuanto a su sonido, pero en el buen sentido, recobrando la gracia que caracterizaba sus primeras creaciones. “All In Here”, tema encargado de abrir, lo resume bastante bien en sus poco más de cinco minutos: una atmósfera que transmite las vibraciones más propias de su penúltimo disco, con una producción a su vez en la misma línea, pero una estructura que nos recuerda en su desarrollo a sus comienzos.

El tema homónimo cuenta con la colaboración de Madelyn Grant al micrófono. En este sí que se desmarca un poco de su estilo habitual, encargándose la parte instrumental de complementar a la voz. En el contexto del álbum me gustó más de lo que hizo como adelanto. “1993” es uno de los cortes por los que siento más debilidad, y no solo porque sea el año en el que el mundo me vio nacer. La perfecta compenetración entre la caja de ritmos, las capas de sonidos y la deliciosa melodía de violín hacen de esta una de las mejores piezas del tracklist. “Ocelot” sí que me gustó como adelanto, y es un buen ejemplo de que, si usáramos las estaciones como analogía, el sonido de “Soon it Will be Cold Enough” sería el del invierno mientras que el de “Seven Seas” el de un agradable verano.

Vision Quest” se basa en una percusión marcada sobre el que se van desarrollando distintos ambientes, una de las canciones más flojas, pero sin bajar demasiado la media. “Land & Sea” es la segunda en contar con colaboración vocal, en este caso de Molly Parti. Me gusta más que “Seven Seas”, aunque la melodía de la voz me trae reminiscencias a algún tema que no termino de ubicar.

Canopy” tiene un ligero toque tribal, tanto en la percusión como en los distintos samples que se suceden, encajando a la perfección en la tónica general del álbum. “Seven Seas” goza de una cohesión casi a la altura de la de su debut. El arpegio inicial de “Delta Trance” nos recuerda el papel de la guitarra en la fórmula de Emancipator, que ha ido perdiendo peso con los años.

Y ahora le ha llegado el momento al temazo del álbum. El que debería de marcar un nuevo a camino a seguir para Emancipator de cara al futuro. En “The Key” coge los elementos que hacen tan grande su música (el ritmo marcado pero liviano, melodías evocadoras de violín, estructura sencilla pero dinámica) y le añade una clarísima influencia de Burial, evidenciada en esos samples femeninos tan en la línea del músico inglés (o los que han seguido su escuela como Stumbleine). Su enérgico desarrollo alcanza un “solo” de violín y un bajo que difícilmente dejará a nadie indiferente. Sin duda la mejor del disco.

Aun habiendo alcanzado ya la cúspide de lo que tiene que ofrecernos el álbum, los tres temas finales son capaces de despedir de forma muy digna “Seven Seas”. “Oasis” cuenta con voz femenina de la misma forma que ya lo ha hecho en anteriores trabajos, de forma minimalista aportando detalles. Un tema de trip-hop redondo con instrumentación de viento e infinidad de matices (creo que en algún momento hasta me parece escuchar un sitar). “Honey” sigue una línea más calmada, y “Barnacles” nos muestra la faceta más profunda de Douglas.

Con “Seven Seas” ha logrado algo bastante importante, se ha redimido demostrando que aún puede ofrecernos un trabajo solido de principio a fin, y que su nombre sigue siendo un pilar a tener en cuenta dentro del género. Pese a que por momentos  me parecía imposible, hay vida más allá de “Soon it Will Be Cold Enough”, y confió en que lo siga demostrando en el futuro.

Anuncios

One thought on “Emancipator – Seven Seas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s