Poire – Atlantis

a1741335749_10

Dar abasto con todos los lanzamientos que ven la luz cada año es una tarea algo complicada, y tristemente algunas bandas acaban pagándolo quedando en la amplia lista de “discos pendientes”. El trabajo que nos ocupa hoy pertenecía a esa lista, por suerte en pasado. Poire son un trío de rock progresivo afincado en Barcelona. A lo largo del año pasado leí sobre ellos en distintos medios y vi que compartieron cartel en Barcelona con bandas sobre las que ya hemos hablado por aquí, como The Third Grade o Noah Histeria, lo cual hizo que estuviera pendiente de ellos. Fue a finales de 2015 cuando ya finalmente vio la luz el que es su primer trabajo de estudio: “Atlantis”.

La formación está integrada por Pere Miralles a la voz y guitarra, Alex Miralles al bajo y Aleix Burgués a la batería. Su estilo se encuadra dentro del tipo de rock progresivo que más me apasiona: el más melancólico, sutil e íntimo, el que apuesta más por la vertiente emotiva de sus atmósferas que por la complejidad de sus estructuras. Es imposible no apreciar el deje de Anathema y Pink Floyd que revisten sus composiciones.

Fue al escuchar el disco cuando me di cuenta de que ya había escuchado algo de uno de los integrantes. Porque “Atlantis” es su debut, pero en 2013 Pere Miralles ya nos había ofrecido un LP en formato solista, bautizado como “Up to the Sky”. En él encontrabamos un rock alternativo cargado de nostalgia que daba especial importancia a la atmósfera general. Toques de Anathema, Katatonia o Porcupine Tree. Es fácil pensar en discos como el “Deadwing” al escucharlo. Representa el embrión del estilo que más adelante plasmaría en “Atlantis” (de hecho hay melodías muy similares), presentando “Up to the Sky” más altibajos mientras que el debut de Poire fluye de una forma más natural.

Nautilus” es el tema encargado de abrir el disco. Guiado por la progresión de acordes de una guitarra acústica y la voz de Pere, te vas sumergiendo poco a poco en “Atlantis” y su sombrío concepto. “Atlantis” representa una visión pesimista de la realidad, en la que el acceso libre a la información lleva irónicamente a la manipulación y desinformación, en la que el mundo cada vez está más interconectado pero las personas cada vez más aisladas. Si hay un punto realmente fuerte en el disco es el haber logrado una atmósfera que te atrapa y que se desarrolla con coherencia a través de los ocho cortes que componen el LP.

Fu Manchu” es un tema que me encanta por dos razones: por el riff distorsionado lleno de energía y por la emotiva melodía de sintetizador. Conforme le he ido dando escuchas me he dado cuenta de que muchas de las secciones acústicas cumplen su fin, que es la sensación general que te transmiten, pero sin embargo por sí mismas no brillan demasiado, no son arpegios o acordes que destaquen. Por otro lado los riffs más agresivos tienen mucha pegada y en su sencillez le dan al disco la fuerza que necesita, e incluso deberían de haber recurrido más a esa faceta suya. “Neptune” termina de confirmar que discos como “Damnation” o “Judgement” son totalmente imprescindibles para entender por qué “Atlantis” suena como suena.

Cold Water”, con sus cambios de estructura, da para que la batería tenga un poco más de maniobra, poseyendo además partes de guitarra interesantes, aunque haciéndose algo larga con tantas repeticiones. “Love on Fire” es otra muestra de sencillez muy efectiva a las seis cuerdas. En “R. E. B (Richard Evelyn Byrd)” encontramos un bajo sutil pero sugerente y unos punteos de guitarra elegantes que consiguen junto al resto de elementos empaparte del trasfondo del álbum. Muy bueno el riff del final junto a la campana y teclado. Las letras me parecen excesivamente genéricas, pero reconozco que trabajan bien junto a la parte instrumental para hacer efectivo el concepto del álbum.

Con sus 12:40 minutos, “Valhalla” es el tema más largo, manteniendo la tónica melancólica general con buenas melodías y cambios de ritmo, en algún punto trayéndome reminiscencias a Agalloch, pero continúa siendo evidente que una de sus grandes influencias son los Opeth más suaves. El punto final lo pone “Wake Up”, guiado por la interesante melodía inicial de unos arpegios acústicos que se compaginan con pasajes más ambientales, haciéndote despertar de la distópica Atlantis sobre la que nos canta Pere a una realidad no muy diferente.

“Atlantis” es un disco que se deja escuchar de una forma muy asequible y disfrutable, que logra impregnarte de su agridulce melancolía y te hace sentir parte de la experiencia. Por otro lado, algunas canciones se hacen un poco largas, y cogen influencia de bandas tan enormes (especialmente para mí tanto en lo musical como en lo personal) que el debut de Poire palidece en comparación con ellas. Pero evitemos las comparaciones, ya que “Atlantis” es un trabajo notable que sienta las bases de una banda que solo acaba de comenzar su viaje, y de la que no dudo que aún le queda muchísimo que decir.

Anuncios

2 thoughts on “Poire – Atlantis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s