Noah Histeria – Hautefaye

Hautefaye_Cover

Dualidad. Contrastes. Probablemente dos de los rasgos que más me gusta encontrar en la música. Son las fórmulas que juegan entre polos opuestos, que compaginan elementos incompatibles en apariencia, las que me resultan más interesantes. Porque resultan atrevidas, arriesgan, y en muchas ocasiones, además, innovan. Ejemplos claros son Opeth, Alcest o Between the Buried and Me hablando de bandas que me apasionan. Pero no hace falta irse a los extremos en que se mueven estos grupos para lograr ese efecto.

Noah Histeria no se contentan en plasmar esa dualidad en su música con su último trabajo, “Hautefaye“, sino que es algo que llevan a todos los aspectos del álbum, pues también abarca la historia y las ideas que pretenden reflejar en ella. En la realidad encontramos esta polarización en cualquier aspecto de la vida, y los setabenses han decidido componer una obra en forma de narración de tintes épicos, plasmando estos conceptos. El colectivo frente al individuo. La naturaleza frente a la máquina. Los ciclos que se repiten mientras somos incapaces de recordar nuestra historia. O quizás debería decir histeria.

Jazz y djent. Pop y metal. Progresivo, y por encima de todo, música. Las secciones, los cambios, la mezcla de estilos; nada de ello es gratuito, sino que reviste una gran profundidad en forma de vínculo con lo que nos cuenta Juan. Personajes que encarnan ideas, riffs de séptima cuerda reflejando el egoísmo y el resurgir del coloso, punteos de jazz representando la voluntad del pueblo y su progresivo declive y corrupción, o polirritmias marcando el compás de la lucha por la libertad. 43 días dura la cíclica historia de “Hautefaye”, 43 minutos musicales con mucho que decir.

La forma en que fluye el tracklist muestra una clara dirección musical, lírica y conceptual. Sin perder el objetivo definido, las canciones se suceden logrando que el oyente no solo conecte, sino que se sumerja de pleno en la experiencia. El corte homónimo representa una de las caras de la moneda, con un comienzo de punteos y ritmos jazzeros, con ramalazos djent pero puntuales y controlados. Muestra la faceta más ligera de la banda, pues Hautefaye todavía no había sido corrompido.

La esencia extiende la intuición

Las dos partes de “43 Días” son la transición, el cambio, el despertar. Son probablemente las piezas más progresivas en un sentido clásico del disco, llenas de cambios con partes muy diferenciadas pero cohesionadas, incluyendo coros y solo de sintetizador. Contundentes y evocadoras, muestran una paleta de colores muy amplia. Me quedo en especial con la segunda parte, pues el principio del tema es uno de mis momentos favoritos del álbum, tan épico y emotivo, diluyéndose la voz de Juan en la catártica guitarra de Álex con elegancia. “Tiempos de gloria y vanidad. Tan lejos su recuerdo“. Inmejorable.

La Madre Tierra nunca olvida

Elah” es un interludio ambiental que actúa como puente con “Djemil“, el corte más breve y contundente, donde sacan su lado más moderno y djent. Es a partir de este punto del disco que la guitarra se desata y nos va regalando, uno tras otro, riffs que podrían estar en un museo, y las que son sin duda las mejores melodías vocales del álbum. El resto de instrumentos están sobresalientes en todo momento: sintetizadores con infinidad de tonos, unísonos y ambientes, pianos ensoñadores y toques electrónicos; una batería impensable que lo mantiene todo cohesionado, sabiendo aportar cantidad de fills sin quitar protagonismo, destacando su trabajo especialmente por la complejidad rítmica de todo el disco; y un bajo que sabe cuál es su lugar en todo momento, con tappings dibujando melodías para el recuerdo, líneas con mucha presencia, reminiscentes a TesseracT o bandas similares, fusionándose con la guitarra o desligándose por su cuenta según el contexto.

La bestia dentro de ti nos destruirá

Djemil envenena la mente del pueblo, confundiendo grandeza con libertad, y devolviendo su poder al Coloso, que no es sino el reflejo del monstruo que hay dentro de todos nosotros. Desde que la escuchara hace 3 años en directo quedé totalmente hipnotizado por “Coloso“, y siendo ahora una canción muy diferente y más ambiciosa, el efecto es aún mayor. Mi canción favorita del disco, con unos riffs que te dan en la cara consiguiendo el efecto apocalíptico deseado. Pues ya es demasiado tarde para Hautefaye. Contrastes, contrastes y más contrastes. Djent rocoso frente a una sección de piano que parece sacada de un Final Fantasy, un estribillo memorable de cadencia pop y un final con un loop electrónico de tendencia trance que resulta mágico. Si una cara de la moneda es “Hautefaye”, la otra es “Coloso”. El colectivo y la humanidad frente a la distorsión del ego individualista.

Soy su yugo, soy la ley que reescribe el destino que os ate

Y llegó el final. Pero solo de esta parte de la historia, que termina con una derrota. Shiro llega para encabezar la batalla contra el Coloso, a pesar de que sabe que está perdida de antemano. Pero sin duda es una causa por la que merece morir. “Shiro” cierra el álbum siendo el tema más largo, con un apartado vocal y lírico especialmente narrativo, sumergiéndote de pleno en la sensación de enfrentamiento definitivo. “Tomad vuestras armas, defended vuestras almas“. La introducción resulta difícil de seguir, con cada instrumento por su parte hasta que encajan a la perfección cual piezas de un puzzle. Junto a “Coloso”, presenta otros de los momentos más inspirados a la guitarra. Un cierre sin duda a la altura del que es un gran álbum.

Shiro es mi nombre, lucharé

“Hautefaye” me parece sin duda uno de los mejores álbumes de progresivo de nuestro país que haya escuchado. No es perfecto, puedo encontrar detalles que quizás habría preferido encontrar de otra forma: algunas lineas vocales que no terminan de brillar, partes interesantes pero que siento que no reman en la dirección del disco, como el momento jazz de la segunda parte de “43 Días”, o que “Shiro” se me hace más pomposa de lo que me gustaría. Pero estos detalles palidecen ante el hecho de que he escuchado este álbum con la misma atención e interés que si fuera un disco de Haken, Opeth o Karnivool. Además, Noah Histeria parecen una banda completamente diferente a la que nos enseñaron en su EP debut: han dado un salto de gigante, y si la evolución sigue así me cuesta imaginar el nivel que serán capaces de alcanzar. Sin duda, un disco sobresaliente que espero que les abra las puertas que corresponden al esfuerzo y talento que refleja “Hautefaye“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s