Dry River – 2038

cover

Bienvenidos a 2038, donde la mítica banda Dry River rememora el disco que cambiaría la historia de la música 20 años atrás, en el ya lejano 2018. Así de suntuoso se presenta el concepto escondido detrás de “2038”, la nueva andadura musical de los cada vez más grandes Dry River. Mi historia con Dry River viene de lejos, los conocí  por casualidad con su primer larga duración: “El Circo de la Tierra”. Disco que no me llamó nada la atención y que no tarde en calificar como rock/metal bastante al uso. Cuanto he lamentado en estas últimos semanas aquellas desafortunadas declaraciones. Mi fugaz visionado de su actuación en el Chu Fast Two Prog de 2017 ya empezó a hacerme cambiar de parecer, pero ha sido con este “2038”, y especialmente con la presentación del mismo en Valencia, el pasado sábado 24 de febrero en la Rock City, cuando he caído definitivamente rendido a sus pies.

Perder el Norte” da el pistoletazo de salida con ese intro a piano tan maravilloso. Una canción épica donde las haya, muy coral y con unos arreglos de cuerda exquisitos. Perfecta para alegrarle la mañana a cualquiera, un claro ejemplo de lo que son Dry River. El break orquestal y el solo a medio tiempo harán las delicias de los más clásicos.

En “Fundido a Negro” se vuelven más enérgicos, como unos Toto desatados. Con la premisa de la destrucción del planeta por manos de la humanidad construyen un tema muy orgánico y coreable, sin duda uno de los puntos fuertes del disco. Con “Rómpelo” se hace patente de una vez por todas el virtuosismo de los componentes de Dry River. Un tema con mucha carga de rock’n roll, pero sin duda de los más progresivos y técnicos del álbum. Ese interludio a mitad camino entre el jazz y el blues lo deja todo claro.

El tema estrella del álbum para mi es “Me va a Faltar el Aire” que solo se puede describir como un “baladón”, de los de antes, con una carga afectiva brutal. El apartado vocal es incuestionable, y ya no solo me refiero a Ángel, que en esta canción esta espectacular, sino a coros y segundas voces. Pocos grupos he visto yo que sean capaz de ejecutar tan bien el conjunto de voces grabadas en el disco, y es que todos, y digo TODOS, cantan en directo. Especial mención a la parte final donde el solo se funde entre los violines y los coros, una gozada, cada vez que lo escucho se me ponen los pelos de punta.

No podríamos entender a Dry River sin la parte humorística (que tan bien encajan en sus directos) y es ahí donde entra “Me Pone a Cien”. El tema habla de como hacer un hit, o mejor dicho, de por que no llegarás a nada si no “simplificas” tus canciones y las enfocas únicamente hacia estribillos pegadizos y acordes bailables. Frases como “será peor si metes acordes de más” o “quédate en fa mayor, te irá genial” te harán destornillarte de la risa. ¿Y cual es la respuesta de Dry River al por que hacen la música que hacen sin atenerse a ninguna moda? Pues simple y llanamente por que les pone a cien. “Camino” es otro de esos temas 100% Dry River, muy pegadizo y cantable pero donde no faltan esos ramalazos progresivos tan característicos y envidiables de los de Castellón.

1ff52b858f294b81cb4405ee0c7d02d2

Al Otro Lado” es otra de mis canciones favoritas, y es que cuando bajan revoluciones y hacen temas lentos es cuando para mi más ganan. Un blues a medio camino entre lo mejor de Pince y un inspirado Gary Moore. Vamos llegando al último tercio del álbum, y con “Cautivos” sacan su vena más country. Guitarra acústica y mucho flow, no les hace falta nada más. Pasamos de la canción más corta a la más larga del álbum y sin duda la más Dream Theateriana de todas, “Peán”. Un lujado de diez minutos donde no pierden el tiempo, y las partes más relajadas se van entretejiendo con riffs pesados y partes vocales tremendamente épicas y orquéstales, a las que han sabido sacar todo el partido posible. Cierran el álbum con la fiesta de rock que supone “Con la Música a Otra Parte”, vuelve el humor Riveriano y con ese buen sabor de boca nos dejan, como no podía ser de otra manera.

El salto de calidad con respecto a anteriores discos es innegable. La producción es el factor más evidente, todo suena perfecto, en su sitio. Pero el gran acierto de Dry River en este “2038” es la mezcla de estilos que contiene. Pasamos del rock clásico, al metal más progresivo, con momentos para el swing y el blues interesantísimos. Yo oigo a Queen, a Dream Theater, Yes, Mr. Big, Rainbow pero sobretodo oigo a Dry River. Es posible que la banda no vaya tan desencaminada, y dentro de 20 años recordemos este álbum como algo grandioso y que marcó un antes y un después en el rock español, quien sabe. Lo único que se es que quiero a Dry River en mi vida por muchos años más.

Anuncios

2 respuestas a “Dry River – 2038

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s